¿Cómo determinar la madurez de un directorio?

Las empresas continuamente deben adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado y del entorno. Si esta evolución en los aspectos operativos y comerciales no es acompañada también por una evolución de la estrategia y del gobierno, las posibilidades de éxito en el largo plazo de la empresa disminuyen notablemente.

Esto significa que parte importante del éxito de una empresa depende de cuán bien está funcionando el directorio y como éste va evolucionando e incorporando cada vez mejores prácticas de gobierno. Este es un proceso continuo de mejoramiento o maduración que todo directorio debe realizar permanentemente, ya sea por iniciativa propia o porque las leyes y regulaciones así lo van exigiendo.

Para producir esta maduración del directorio en forma planificada, es necesario saber, por un lado, dónde estamos parados y, por otro, cual es el siguiente paso que deberíamos dar.

Una forma de realizar esto de manera sistematizada es con un modelo de “Madurez de Gobierno Corporativo”. En un modelo de este tipo se definen las practicas que se quieren implementar en el directorio y luego los diferentes niveles de cumplimiento para cada una de estas prácticas.

Se ha visto en la práctica que los siguientes cuatro niveles se adaptan muy bien a la gran mayoría de los casos:

  • Nivel 1: Cumplimiento de la línea de base legal. Este nivel refleja los requisitos legales relacionados con el indicador específico.
  • Nivel 2: Entendimiento de la necesidad de profesionalizar el gobierno corporativo. En este nivel, una organización ha comprendido los beneficios asociados con esta dimensión de gobernanza y ha desarrollado un procedimiento formal para abordarla.
  • Nivel 3: Pasos concretos significativos. A este nivel hay evidencia de que la organización ha actuado o implementado los procedimientos de gobernanza formalizados del Nivel 2.
  • Nivel 4: Prácticas avanzadas de gobernanza. En este nivel, la organización ha dominado las prácticas de gobierno corporativo.

Si especificamos qué significan estos cuatro niveles para cada uno de los indicadores, podemos determinar claramente en qué nivel estamos y consecuentemente podemos comenzar a trabajar para llegar al siguiente nivel.

El modelo que hemos elaborado para nuestros clientes consta de un total de 29 indicadores, que cubren 26 prácticas de gobierno corporativo, las que a su vez agrupamos en las siguientes seis dimensiones:

modelo que hemos elaborado para nuestros clientes consta de un total de 29 indicadores, que cubren 26 prácticas de gobierno corporativo, las que a su vez agrupamos en las siguientes seis dimensiones:

  • Roles del Directorio
  • Composición del Directorio
  • Tareas del Directorio
  • Procesos del Directorio
  • Divulgación y transparencia
  • Relación con Accionistas y Stakeholders

De esta manera podemos definir no solo el grado de madurez total, sino también para cada una de las dimensiones, facilitando así también la priorización de las tareas futuras. Si los indicadores y niveles están bien definidos, es un proceso simple y efectivo. Más información en https://bit.ly/2V9bL8H.